SEO VS SEM
Analítica Web

Decidir entre SEO y SEM: Pros y Contras

¡¡Buenos días un día más!! Yo sigo aquí, añadiendo cosas nuevas en el blog, pues busco temas diferentes para estudiarlos, aprenderlos, practicarlos y mejorarlos si es posible,  y luego los transmito en mi blog para tenerlo como referencia de información sobre Marketing Online en general. Mi idea siempre ha sido tener un sitio donde poder ir a buscar toda la información sobre SEO y Marketing Online sin tener que ir Url en Url… Poco a poco creo que voy consiguiéndolo. ¡Al menos yo me siento satisfecha con lo que voy haciendo, y al final creo que eso es una de las cosas más importantes, pues sino, ¿de qué serviría hacer algo de lo que no me sintiera satisfecha? Esta semana mi post es bastante teórico y sencillo, pues es sobre SEO vs SEM. Algo que siempre viene bien conocer y diferenciarlos a la hora de decidir cuál utilizar o en qué orden. ¿Lo vemos?

QUÉ ES EL SEO

QUE ES SEO

Para empezar decir que el SEO son las siglas de Search Engine Optimization, es decir, la Optimización en Buscadores. El trabajo de SEO es el que ofrece mayores beneficios pues sus resultados pese a ser a medio y largo plazo, son más perdurables y beneficiosos. El SEO es un trabajo de optimización que se realiza en la página web tanto en Onpage como en Offpage. Con dicha optimización lo que pretendemos es posicionar nuestro site con ciertas palabras clave con las que queremos que nos encuentren. De esta manera nos aseguramos en gran medida que el tráfico que venga a nuestra web sea de calidad. De ahí el generar contenidos útiles y de valor para el usuario. Ni muy breve ni extremadamente extenso.

Otro punto a favor es que requiere poca inversión salvo la del profesional que se encarga de la optimización. El trabajo y estudio puede llevar días, semanas o meses, dependiendo del sector, la web y la competencia.  Por eso se dice que los resultados son a medio y largo plazo, porque requiere de muchos factores y variables. Con un trabajo bien hecho se pueden llegar a los primeros resultados, pero NUNCA JAMÁS ningún especialista SEO te prometerá el PRIMER puesto, ya que nunca se puede asegurar. Como he dicho, dependen de muchos factores y si se hace trabajo White Hat, se puede llegar a serlo pero todo DEPENDE. (La gran palabra del SEO: “depende”…) Haciendo Black Hat podrías aparecer el primero pero también estas a merced de las penalizaciones de Google y al final es peor el remedio que la enfermedad.

Lo bueno es que si se hace bien, los resultados pueden perdurar en el tiempo y permanecer vigentes con sólo actualizaciones y pequeños cambios aquí y allá para seguir siendo de interés para los usuarios. A Google le encanta el contenido actualizado y fresco, así que no dudes nunca en ir añadiendo y modificando tu web para que no parezca abandonada… También gracias a nuestro querido Google Analytics, podemos hacer estudios de resultados de búsqueda, de visitas, demografía, procedencia, tiempo en el sitio… que nos ayudará para mejorar nuestros resultados. Como ves, el trabajo del SEO es un trabajo de dedicación, mimo y análisis. Se sabe cuándo se empieza pero no suele tener fecha de caducidad.

QUÉ HAY EN CONTRA DEL SEO

CONTRA SEO

La gran pega del SEO es su lentitud. Tener que esperar para ver sus resultados. Está claro que a todo SEO le gustaría que de un día para otro sus páginas subieran optimizadas a las primeras posiciones, pero no es posible. (Para eso se creó el SEM…) En el posicionamiento orgánico influyen multitud de factores y entre ellos está la autoridad del dominio (DA) y el Page Rank. Una vez se van consiguiendo resultados, el tiempo de espera ya no importa pero hasta entonces, se hace de rogar. Se dice que los resultados óptimos empiezan a llegar entre 4 y 6 meses de trabajo diario.

Otra de las pegas es la incertidumbre en los resultados. No podemos saber con certeza si nuestro SEO es mejor que el de la competencia, pues Google no tiene un sitio que nos dé las respuestas claras, sino nos basamos en la intuición y la experiencia, los conocimientos de la materia y el uso de algunas herramientas que nos recaban información. Pero no sabremos si está todo correcto hasta que llegue el tráfico y podamos empezar a analizar los resultados.  Y en base a las palabras clave, tampoco podemos abusar sobremanera, pues Google consideraría que estamos haciendo Keyword Stuffing, al contrario del SEM que podríamos usar todas las que quisiéramos, pues pagamos por palabra.

QUÉ ES EL SEM

QUÉ ES EL SEM

El SEM es Search Engine Marketing, es decir, el Marketing en Buscadores. Con este sistema lo que haces es “comprar tráfico”, nuestro trabajo será que nuestro sitio web resulte interesante para el usuario. Para aparecer en las primeras posiciones sólo tenemos que aumentar la puja para las palabras clave que deseemos y con las que queremos que te encuentren en Google. En este caso, el que más paga, más consigue, aunque no es 100% del todo así, pues también debes saber que cuentan factores como la calidad del anuncio, a dónde está destinado el anuncio… Todo ello son los anuncios de Google, hablar de SEM es hablar de Google Adwords.

Los resultados son a corto plazo, pues casi de manera inmediata aparecerás en la página de resultados de la SERP y empezaremos a conseguir visitas una vez actives la campaña. Lo bueno es que al poder segmentar el tráfico que deseamos, podemos optimizar nuestro público objetivo y tener un ROI de calidad. En la campaña de SEM podremos decidir con qué búsquedas se activarán los anuncios y deberemos crear las campañas con mensajes claros y directos. ¡Un buen mensaje con un buen Call to Action! 

Además, al poder segmentar nuestro público sin limitación geográfica, sin horarios, idiomas… nos permite maximizar los resultados de manera positiva. Los usuarios llegarán a las landing pages que nosotros queramos, ya que en este caso al ir por la vía de pago, Google no puede decir nada, como en el caso del SEO. Aunque sí hay que cumplir unas directrices para que se muestren los anuncios. Google podría rechazarlo y no nos dejaría publicar dicho anuncio hasta hacer las modificaciones pertinentes.

El valor de cada palabra clave fluctúa en función de la competencia. Podemos realizar una puja con un valor máximo, pero no necesariamente pagaremos ese valor, ya que es probable que cuando hagan clic en nuestro anuncio, Adwords nos cobre menos dinero que la puja máxima que pusimos. Podrá cobrarnos de menos pero nunca de más. Con el historial de palabras clave y las impresiones en los resultados de la Serp en un determinado tiempo, Google asigna su valor de puja aproximado. Si un anuncio no funciona o queremos mejorarlo para obtener mayor CTR, podemos cambiar y modificar el anuncio en cualquier momento (incluso fijarnos en los anuncios de la competencia y copiarlos si así lo prefieres, pues ahí Google no penaliza por ello) y ver los cambios de manera inmediata. Aquí no influyen ni los contenidos ni la estructura de la web para el posicionamiento, pero sí influirá para la atracción del usuario en función de lo que queramos nosotros asignar como una conversión. Además, podemos estimar el número de visitas alcanzadas en función de la inversión y la palabra clave elegida.

QUÉ HAY EN CONTRA DEL SEM

CONTRAS SEM

Principalmente su hándicap es el dinero que se invierte. Según tu segmentación, tu producto, tu competencia… hay que luchar por estar el primero contra empresas que quizá paguen dinerales en Adwords porque disponen del dinero suficiente, y así es difícil para los que no tienen tanto para invertir. Ahí es donde sí que puedes competir con tener buenas landing pages, buen contenido, mensajes más atractivos que los demás, etc, es decir, intentar sumar puntos en aspectos que no te suponen tanto coste económico.

Hay que tener en cuenta que es muy probable no obtener el retorno de la inversión en el mismo mes que se hace la primera campaña y que la campaña habrá que optimizarla a medida que obtenemos estadísticas, pero haciendo un buen trabajo y analizando bien, los beneficios no tardarán en llegar. El problema será acabar dependiendo de las visitas de Adwords, pues querrá decir que nuestras visitas irán en función de la inversión. Si dejamos de pagar a Adwords, perderemos visibilidad.

Para que esto no ocurra y no tener que depender eternamente de Google Adwords, deberemos tener un buen trabajo de SEO. Un buen posicionamiento orgánico y visitas de calidad. Si mediante publicidad de pago hemos obtenido visibilidad y hay personas que nos han descubierto a través de dichos anuncios, si nosotros hemos hecho un buen trabajo de SEO en todos sus aspectos con un buen WPO, esas visitas que nos conocieron mediante un anuncio de Google, es probable que vuelvan luego vía directa o referral, sin necesidad del SEM. Hay que atraerlos como la miel, darles lo que necesitan y volverán. Y lo mejor de todo es que la mayor publicidad de todas y la que más funciona ¿sabes cuál es? ¡El boca a boca! Y sino, haz memoria y seguro que te han dicho alguna vez “visita esta página u esta otra” o tú se lo has recomendado a alguien. Pues imagínate el efecto dominó que puedes provocar. Ofrece un buen producto, una buena atención ¡y tu público te lo agradecerá! 

Dicho todo esto, ¿SEO o SEM? ¡Los 2! Para empezar, hay que trabajar el SEO para tener una buena base, pero el SEM es el complemento ideal para potenciar nuestra página web. Y si ampliamos fronteras en cuanto a obtener visitas y conversiones, también podríamos centrarnos en trabajar el Inbound Marketing, el Outbound Marketing, el SMO

marketing online

¡¡Hasta la próxima semana!! 😉

Publicaciones anteriores Siguiente publicación

También puede interesarte

Sin comentarios

Deja una respuesta